lunes, 18 de febrero de 2013

Empiezo a leer El Señor de las Moscas


"El cerdito no preguntó ningún nombre. Se sentía intimidado por aquella superioridad uniformada y por la llana autoridad de la voz de Merridew."