domingo, 27 de octubre de 2013

HACERTE GRITAR

Halloween
Es el momento de los miedos infundados, alejándonos de toda lógica para adentrarnos en un universo oscuro y raro. Por un día sucumbimos a la fantasía, pero en su faceta más espeluznante.

Cuando entré estaba todo a oscuras, la luz de la entrada con la bombilla aflojada para que no la pudiese encender y a través del cristal de la puerta sólo de apreciaba una luz roja que lo invadía todo.

Siempre pienso que me han engañado, 

que algo tan pequeño no puede afectar así al cerebro. 

Pero ahora siento 
una sensación intensa 
entre los oídos. 
Y a partir de ahora todo es distinto. 
Encerré al diablo 
en esta caja 
y me he dormido. 
Cuando me despierto, 
la veo sentada sonriendo sobre mi cama. 
Mira dulcemente, 
y me besa y me abraza. 

Pronto siento que algo me está robando el alma. 
Con esfuerzo consigo 
separar sus labios de los míos. 
Logro separarme escupiendo sangre. 
El roce de su piel quema mi carne. 
Mira desde la cama 
inocente y asustada. 
La piel brillando casi con escamas 
y descubro un brillo endemoniado en su mirada, 
veo claramente en ella el rostro de mi hermana. 
Vuelvo hacia la caja y siento 
un escalofrío al verla destapada. 
Cuando vuelvo la mirada 
no está ella 
ya no hay nada, 
sólo hay una risa que me hiela el alma. 
Algo muy difícil de explicar con palabras.


La caja del diablo, Los Planetas


Truco o trato. La cara amable de Halloween son la cantidad de chucherías de esta temática que se pueden encontrar.






Concierto de Iván Ferreiro
Viernes 25/10/2013. Sala Razzmatazz (Barcelona).

Llegamos justo a la hora y casi de inmediato salieron al escenario Iván y su banda y arrancaron con Turnedo. ¡¡No podía empezar mejor la noche!!

No voy a aburrir a nadie explicando el concierto, se vive y ya está. Se me hizo corto, me encantó y me di cuenta de que soy una nostálgica porqué a pesar de gustarme mucho él, como solista, cuando pusieron Años 80 por poco me da algo! Otras de las escogidas de su repertorio antiguo fueron Promesas que no valen nada y El equilibrio es imposible, sin palabras! 

Siempre me emociono en aquellos momentos en que el público hace suya la canción y enmudece el cantante, sucedió en más de un tema, pero cuando enlazó Promesas con Insurrección y acabamos cantando toda la canción de El último de la fila fue mi mejor momento sin duda.



Caminata al Tibidabo
Domingo de madrugón y un poco de deporte. Llegada fiestera y cervecita con aperitivo.