jueves, 2 de enero de 2014

FIN DE AÑO SIN PURPURINA

El listón estaba muy alto después de celebrar el Fin de Año Travesti cargado de glamour, esta segunda celebración, como que nos supo sosilla...

Tengo que confesar un defecto, para según que asuntos no soy nada previsora. Si en Nochebuena decidí qué ponerme media hora antes de la cena, para Fin de Año tenía en mente ponerme una blusa blanca semitransparente con... lo que sea. Pues esa misma tarde cuando me fui a vestir descubrí que no había lo que sea que le quedara bien en mi armario, así que me vi improvisando de nuevo y eso genera un poco de estrés cuando tienes que estar en un sitio a una hora determinada. Conclusión: hay cosas que mejor planificar con tiempo.






Resultado final: Miguel con su traje que ya tenía listo días antes, sin el lazo de terciopelo azul que yo le tenía que confeccionar (culpa mía), y yo transformé un vestido de diario con un tutú debajo y un cinturón bien apretado. Me puse un broche en el pelo de pedrería, ya que es el único complemento que tuve tiempo de ponerme podría haber salido en la foto...









No somos de propósitos para el año nuevo ni de hacer balance del que acaba, por poco ni felicitamos el Año Nuevo, son cosas que no nos salen. Es la primera Nochevieja que Miguel y yo cenamos juntos, porqué mi familia la pasa en Córboba, y tengo que reconocer que es mucho más práctico. Ya no tengo que preocuparme de no beber (porque esa noche cambiar de ciudad significa control de alcoholemia seguro) y hasta podemos salir de fiesta juntos!! Esa parte es la que más aprovechamos!

Las fotos no tienen perdón, cuatro y mal hechas, con lo guapísimas y guapísimos que se pusieron todos y no saqué ni una foto! Y mañana nos vamos a Córboba (El Viso, concretamente) a vivir los Reyes!!