lunes, 17 de noviembre de 2014

FANTASMAS DE MIS AGUJEROS


Hoy tampoco me ha alcanzado el asesino-en-serie-guión-monstruo-invisible de turno
 a pesar de que andaba a cámara lenta,
a pesar de no avanzar en absoluto.
En mi lucha por escapar me he sentido vencida,
consciente de una derrota anticipada.

Hoy tampoco le he visto, sólo sabía que debía huir de él
o de algo que acecha cuando más vulnerable puedes llegar a ser.

A pesar de todo,
es mi sueño y las riendas las llevo yo.
Nunca pierdo el control.

Hoy me sentí abatida otra vez;
el peso, el cansancio, las piernas como bloques de arena compacta.
 Imposible intentar correr.

Sé que voy a despertar 
cuando esté a punto de atraparme,
será como caer al vacío y todo habrá pasado, esta vez.

Frente a mí, los escalones infinitos se hacen borrosos al adentrarse en la oscuridad. 
No hay final. 
La oscuridad como telón de fondo y el malestar.

Parece que nunca pasa nada, 
hasta cuando está a punto de pasar.
Y el salvavidas que es despertar
permite ser presa, víctima, herida,
y tantas cosas más...
Y serlo sin sufrir ni un rasguño.


Me he comprado el nuevo álbum de Manos de topo, Caminitos del deseo. Me hubiese gustado en vinilo pero sólo tenían el cd. 

Lo desenvuelvo rápido, quiero ver el librito con las letras, pero no están escritas, de hecho, no es un librito, es un desplegable con fotografías de caminitos y los agradecimientos. Hay que ser agradecido.

Esta semana escuchaba en la radio Ingeniería nupcial, es perfecta para conducir por la autopista bajo la lluvia. Es perfecta para el desamor.

Y cuando puse el cd en mi pc y empezó a sonar el primer tema, Fantasmas de mis agujeros, aún me pareció más perfecta para el desamor, para llorar y desahogarse. Estaba frente a algún cuaderno, me gustó tanto la letra que me puse a escribirla. 

No hables mal de los amores del pasado
amenazan con aparecer
los fantasmas de tus agujeros
me asustan con lo que te pude querer.

Cuando retransmitan nuestro naufragio
intenta aterrizar con los pies.
De nuestro sarcófago un santuario
parque temático barcelonés.

Te ha vuelto a pasar.
Te has fumado sus colillas
para robarle un par de besos
y prometer amor eterno
para follar sin hacer papeleo.

Si nadie pide el rescate,
¿quién salvará toda esa locura?
Diviértanse en el Tibidabo en la tortura.

Has llegado tarde al fin del mundo.
Prohibido enamorarse.
Líbranos de los candados de sus codos.
Prohibido enamorarse.

No hables mal...

Te ha vuelto a pasar.
Se te han gastado las mejillas
al despertar en camas desconocidas.
Practicando exorcismos en lencería
ganamos las batallas.

Pero no son medallas.
¡Olvídalo no son medallas!
Lo que brilla en tu cuello son heridas.

(Fantasmas de tus agujeros, Manos de topo)