lunes, 8 de diciembre de 2014

POR FIN NIEVE

El mismo lugar, un paisaje distinto.
Hace dos semanas rojos, naranjas y amarillos, 
hoy son verdes y marrones escondidos bajo la capa blanca de nieve.









 La nieve nos hace ser niños de nuevo.

En la pequeña excursión que hicimos montaña arriba, se nos encalló el coche al cruzar uno de los riachuelos que fuimos encontrando y dejó dos ruedas sin tocar suelo, después llegamos a una zona donde el suelo parecía una pista de patinaje sobre hielo y tuvimos que hacer un buen tramo marcha atrás, se nos congelaron las lágrimas de reírnos del viento helado... ¡pero qué bien lo pasamos!




Una vez en la casa tan a gusto,
aprendí a hacer pan de orégano y focaccia di formaggio.



Este fin de semana ha sido de reencuentro con mis primas que tanto quiero.