miércoles, 14 de octubre de 2015

EL RINCÓN DE JUNO

Juno no tiene habitación, pese a eso, ha invadido el piso con su presencia y sus cosas. Por lo que nos hemos tenido que ir amoldando a sus necesidades (o a las necesidades que nos hemos creado nosotros, no queda clara la frontera entre una cosa y la otra...).

Juno ha roto muchos de nuestros esquemas, nos ha hecho cambiar de idea respecto a algunos temas y en otros reafirmarnos, ha reestructurado nuestra lista de prioridades, ha venido para ocupar un espacio principal en nuestras vidas.

Para empezar, hemos instalado en todo el centro del comedor un espacio para ella. No importa que nada tenga que ver con la decoración del resto del piso, es un lugar que implica ponerse cómodo, descalzarse para sentarse en el suelo y dedicarse a ella. No necesita muebles ni muchos accesorios, si que requiere una actitud, una disponibilidad.

A Juno le quiero ofrecer lo que me esfuerzo por ofrecer a mis alumnos en la escuela: un ambiente cálido y relajado, libre de sobreestimulación, donde poder moverse libremente y jugar. Un lugar donde compartir momentos.



Ratos de sueño y relax...



De asombro...


De libertad para moverse...



Este rincón, su primer espacio en su casa, se irá transformando poco a poco.