sábado, 12 de diciembre de 2015

RECOPILANDO MATERIALES

¡Buenos días!

Me he levantado y he visto la que tenemos montada en el comedor con la decoración de Navidad, me he dado media vuelta y he venido al ordenador. Tanta sobreestimulación matutina no es buena, poco a poco por favor... Este año nos está pillando el toro; nos fuimos de puente sin haber subido del trastero las cajas, que cada año ocupan más, y un día por el otro hasta anoche no nos decidimos a ponernos de lleno (ya os enseñaré como nos ha quedado cuando logremos acabarlo ;)).

También me he levantado con la cabeza a toda marcha, con muchas cosas de las que me gustaría hablar, ideas por escribir, en fin... en mi línea. Ahora anotaría esas ideas sueltas en la libreta esperando un rato para ponerme con ellas, dejándolas aparcadas en un trozo de papel para retomarlas u olvidarlas, todo puede ser, pero se me acumula la faena así que voy a ir al grano: he leído de pasada esta mañana, creo que al apagar el despertador y comprobar los mensajes del whatsapp, del facebook y del correo, he capturado un titular sin llegar a leer más: "quería ser maestra pero al estudiar la carrera se me han quitado las ganas" y mis ojos han hecho focalización inmediata y doble subrayado con exclamaciones al lado. Cómo te entiendo quien quiera que hayas escrito eso, y qué pena decirlo, aunque no hay mal que por bien no venga (toma refranero) y, por suerte, la carrera me ha hecho ser más crítica con mi profesión y ser más luchadora, pero las ganas se me quitan cada vez que...
  1. Un/a profesor/a nos trata como si fuésemos tontos/as (no niños de tres años, tontos de remate)
  2. Nos ponen ejemplos prácticos absurdos, simplistas, retrógrados...
  3. Nos hacen hacer trabajos que sé, casi con toda seguridad, que son una pérdida de tiempo
  4. Usan un lenguaje sexista, racista...
  5. Me dicen que para que los niños conozcan las frutas les ponga Los Fruitis (se me caían las lágrimas, y no de la risa)
  6. Y usan términos como chuly, superguay, diver, y un largo etcétera

Solo os diré que yo hice los dos primeros años de carrera en la UAB, donde me topé con profesores que me hicieron agradecer cada tarde tener la oportunidad de asistir a clase (es que llegaba de trabajar, con el corazón en la boca de correr tanto, me sentaba en el aula y cargaba la batería al instante pensando qué privilegiada por poder estar allí). Luego tuve que cambiar de universidad, gracias al Plan Bolonia y la incompatibilidad de horario con el trabajo, (me regaló un añito más de carrera, esto es ironía total, con la convalidación de créditos tuve que hacer un año más, así, por amor al arte) y aluciné con el cambio, desgraciadamente, no a mejor. 

Claro que opino en base a mi experiencia y las dos carreras y las dos universidades que he vivido, disfrutado y sufrido. La primera combinación: Psicología, UAB, Licenciatura, genial. Alto nivel de exigencia y de aprendizaje, profesores excelentes como Igancio Morgado que jamás olvidaré, entre tantos otros. La segunda combinación: Educación Infantil, UAB, Grado, nada mal. Aunque el nivel de exigencia baja bastante, el primer año lo compensa todo: aprendo de economía, ciencia, política... Me piden que lea libros interesantísimos, que analice, reflexione... que me estruje un poco el cerebro vaya. Tercera combinación: Educación Infantil, Universidad online X, Grado, de pena. 

Que la universidad me desmotive tanto hace que busque en otra parte (esto parece una mala relación de pareja), por eso los cursos que elijo los disfruto tanto.

Y sintiéndolo mucho, porque me encanta escribir por aquí, no tengo tiempo para más, así que os deseo un feliz fin de semana a todos: a los que lo exprimís al máximo, a los que os encanta remolonear en la cama y después en el sofá, a los que salís, a los que os quedáis en casa, a los que cocináis y los que tiráis de pollo a l'ast... Porque todo vale :)

¡Ah, os quiero enseñar algunas cosas que he ido recopilando para Juno! El proceso de ir buscando, recogiendo, pensando qué hacer con cada cosa me gusta tanto... 

  • La caja de madera pintada a mano es regalo de una tía de Juno, es de Menorca (www.margaritarosaespinosa.blogspot.com) y tiene varios compartimentos que pueden dar mucho juego! 
  • La cesta, la pelota de purpurina, el cacharrito de aceite lila y la cabra son de Tiger (tiendas de esta cadena ahora hay por todas partes, creo)
  • La jirafa la compré en un chino, jamás he vuelto a ver animales tan bien conseguidos en los chinos, la verdad. También los rollos de cinta
  • El elefante es de Ikea
  • Los demás animales, lo olvidé, ¿de Tiger, tal vez?...
  • La cestita de mimbre y el ovillo de cuerda es de MuyMucho

  • Las cuentas de colores son de Tiger
  • La cesta rectangular es un regalo, pero sé que es de MuyMucho
  • Las cintas de encaje, recogidas de casa de alguien

  • Las bolsitas de tela de saco, que son ideales para bordar y customizar al gusto, son de MuyMucho
  • Toda la cacharrería que veis abajo me la traje de la casa de mis tíos este puente, ya imagino a Juno jugando en la cocinita que le montaremos en la terraza con tantos cacharros
Cuando le pedí a mi tía que me diera cosas para Juno de la casa empezó a buscar juguetes para niños. Yo le dije que no quería juguetes, sino cosas antiguas, utensilios de cocina que no usara y cosas así. Le costó mucho entender que una niña fuese a jugar con una fiambrera, unas jarras de la leche, unas vasijas... Me decía ¿qué quieres que sea mayor de golpe, no quieres que juegue con cosas de niños? Quizás yo lo veo muy claro y pienso que es justo al contrario, que quiero que juegue libremente y por eso elijo objetos que ofrezcan mil posibilidades, que sirvan para una cocinita, o para llenar de tierra, o para clasificar objetos, o para guardar otros objetos... en definitiva, para experimentar con lo que sea: tierra, agua, flores, piedras, semillas, lápices, canicas, papeles, pieles de verduras y frutas, piezas sueltas... 



  • El baúl lo recogimos de la calle, pobrecito allí abandonado... Puede servir para guardar mil cosas: puede contener disfraces, materiales para jugar en la terraza, pelotas... De momento lo usaremos para guardar los cacharritos de la cocinita que aún no existe