miércoles, 13 de enero de 2016

MENÚ DE REYES

La comida de Reyes
Vestir la mesa de un modo especial, elegir un disco para la ocasión, preparar unos platos que has estado seleccionado con mucho cariño y pasar un gran día junto a la familia.

El día de Reyes es nuestro día, nos lo asignamos hace algunos años, no sé ni cómo, ¡porqué mira que es complicado en Navidad cambiar una tradición! A mí me gusta que nuestro día sea la última celebración de las fiestas, somos el cierre, el broche final. El único inconveniente es que ya has comido de todos los topicazos y tienes pocas opciones, si no te quieres repetir.

Lo más complicado es pensar en entrantes fríos, para poder recibir con calma a los invitados sin tener que estar pendiente de la cocina, y que sean distintos a los que has estado comiendo prácticamente en cada casa: el paté, el salmón, las gambas, el jamón y el queso, etc. Nosotros teníamos que ofrecer algo diferente y que gustase a todos, nada fácil.

Este año Miguel propuso de cambiar lo de entrantes y plato principal por un maridaje de vinos y cavas con varios platos presentados uno a uno. Reconozco que al principio me pareció muy mala idea, ya me veía todo el rato montando platos en la cocina, pero el truco fue dejarlo todo preparado y adelantar el máximo de cosas. Finalmente nos desenvolvimos bastante bien. No tan bien como para hacer fotos, pues en cuanto empezó a llegar gente, y más con Juno, nos dedicamos a abrir regalos, charlar y nadie pensó en inmortalizar el momento (con lo fácil que resulta ahora echar cuatro fotos con el móvil, tengo más fotos de las comidas navideñas de cuando era pequeña que de estos últimos años...).


El menú
Entrante: humus, almendras saladas y croquetas
Primero: ensalada de ahumados.
Segundo: huevos poché con foie
Plato fuerte: pollo batzoki
Postre: macedonia en almíbar




Miguel preparó las almendras saladas el día anterior, las tostó en una sartén con aceite, las fue poniendo sobre papel de cocina para quitar el aceite sobrante y las saló, así de fácil. Si pecas de poco aceite la sal se les cae enseguida, hay que tener cuidado con eso.

El pollo batzoki es una receta de El Comidista, él la explica de un modo tan sencillo que resulta facilísima y gustó mucho a todos. Elegimos este plato porque se puede preparar el día de antes, al tener salsita no se reseca e incluso está más sabroso!

Por último, decidimos hacer macedonia pensando en un postre ligero y refrescante, para después seguir comiendo dulces durante la larga sobremesa... Nosotros la hicimos con mango, melón, manzana, naranja y frambuesas, pensando en combinar distintas texturas. Preparamos un almíbar no muy espeso y le añadimos un chorrito de cointreau y vino rancio.

Tengo entradas navideñas para rato, ¡aún me quedan los regalos!