domingo, 5 de febrero de 2017

TIEMPO EN FAMILIA

Los domingos por la tarde me encanta estar en casa. No ha sido siempre así, debe ser de esas nuevas costumbres o pequeños placeres que se empiezan a apreciar con la edad. No lo sé, tal vez no tenga nada que ver con la edad. Es parecido a lo que me sucede con viajar, me gusta hacerlo al principio de las vacaciones y consumir el tiempo restante lentamente, alargándolo, estirándolo como un chicle extremadamente elástico.

Collserola, para perderse andando












Este domingo ha sido uno más de mis favoritos, porqué hemos hecho lo que nos ha apetecido y eso ya sabéis que no siempre es posible. No hace falta un gran plan para que un día cualquiera, como clama la canción, pueda ser un gran día. Esta mañana hemos remoloneado en la cama los tres y hemos desayunado, sin prisa, pan tostado con jamón que Miguel ha cortado justo antes (pequeños placeres) y secallona de Planoles comprada el día anterior en la feria de la Candelaria de Molins de Rei (muy recomendable, por cierto). Después, nos hemos calzado las botas de montaña y hemos ido a perdernos por los campos, pero no mucho... Porque la tarde la quería casera y larga.

Ayer, en una de las propuestas infantiles




"Aquella noche las voces de su cabeza estaban en silencio".

Estos días tengo entre mis manos un libro fabulosamente bien escrito, Imposturas, de John Banville. ¡Tenía tantas ganas de tropezarme con una joya así! He parado en la página 62, aprovechando el fin de un capítulo, es una manía lectora: no me gusta dejar de leer en cualquier punto, seguramente porque soy de las que necesitan releer para seguir el hilo de la trama, y al final, tanto releer me da la sensación de que no avanzo... Hasta ahora no he descubierto nada que no se pueda leer en la sinopsis del libro, y me da igual; la historia ha pasado a un segundo plano, no creo que me identifique con ninguno de los personajes y ni lo necesito para disfrutar de su lectura, pero es que quisiera subrayar casi cada línea de esta maravilla! Espero que no me decepcionen las siguientes doscientas páginas...

"Mi vida con ella era una manera especial de estar solo".

"A la luz de su renuencia, mi inventiva se crecía; nunca antes había elaborado mi relato de una manera tan convincente como esa noche, entretejiendo las mentiras con unos pocos hilos, finos y relucientes, de verdad, mientras los copos húmedos y blancos caían veloces a nuestro alrededor y los transeúntes encogidos y sin cara aparecían repentinamente ante nosotros procedentes de la luz de las farolas para desaparecer enseguida en la oscuridad".

 ¡A por el lunes! Espero que hoy también sea un gran día :)