lunes, 10 de julio de 2017

¡CACA! NO TOQUES ESO

Hace tiempo que quería escribir esta entrada pero no sabía por donde abordar el tema, es que no me quiero buscar enemigos ;), pero a veces creo que soy la única persona a la que le molesta que a TODO TODO TODO cuanto se sitúa en el suelo y no queremos que un niño coja, toque o juegue, le llamamos por el global e inespecífico nombre: CACA.

En el césped de la piscina no hay caca
(en todo caso flores, hojas, semillas, un trozo de globo, una bola de papel de aluminio...)





En el suelo de tierra tampoco hay caca
(Y si la hay no se ve, lo que si se ven son colillas, hojas secas, piedras, pedazos de papeles, palos...)



Nada en contra de llamar CACA a: el number one de las cacas que decoran aceras, calles, caminos, campos, bosques, playas... las cacas de perro, aún hoy en día, en que es obligatorio recogerlas, hay muchas. Y entiendo que, si ves una caca en el suelo, estás en tu derecho de alertar a un pequeño investigador dispuesto a analizar en profundidad dicho elemento. Porque, según me he informado, contienen parásitos, virus y bacterias. Opino que en este caso si sería adecuado decir: no toques eso que es caca.

Que el pequeño pide explicaciones, le argumentamos brevemente, nada, cuatro apuntes que sirvan de disuasión y, a ser posible (lo es) que sea cierto. Con un "con la caca no se juega" basta. 
Justo escribo esto, que me he acordado de las clases de monitor del tiempo libre, un día en que fuimos a Collserola y nos dedicamos a identificar cacas por los campos; en ese caso las cacas son parte fundamental de la experiencia, del juego. Así que cada cuál decida cuando la caca se toca o no se toca, se juega o no se juega...
Un niño sabe que es una caca, es lo que él hace, primero en el pañal, más adelante en el váter. Sabe que la quitamos y la tiramos, que huele mal, que limpiamos el culo para eliminarla y que no dejamos rastro de ella. Aunque para ellos no es un elemento tan indeseable como para la gran mayoría de adultos, puesto que más de uno quisiera poderla tocar y jugar con ella.

Los niños pronto aprenden que todos los animales hacen caca, solo con salir a la calle podrán ver cacas de perro, de gato, de pájaro... y si vas al bosque, de muchos más animales. Como es sabido que es un tema que encanta a los niños y las niñas está muy presente en la literatura infantil. Por ejemplo el cuento El pequeño topo que quería saber quién le había hecho aquello en la cabeza.

Peroooo... ¡ojo! en el suelo hay muchas cosas que no son caca, muchísimas, todas ellas con su nombre, y las que por desgaste, fundición o razones varias, es imposible determinar qué narices es, pues es SUCIEDAD, PORQUERÍA, BASURA, MUGRE, DESPERDICIOS, DESECHOS, etc. Por favor:

 ¡¡BASTA YA DE LLAMAR CACA A TODO LO QUE ESTÁ EN EL SUELO!!

Puede parecer absurdo pretender distinguir entre los distintos tipos de porquería, basura, desechos, suciedad, cuando con un "¡schhtt, caca!" lo tenemos apañado ¿no? También podemos abrir la despensa y decir que todo es comida.

Y a todo esto... ¡Feliz lunes, que hoy seguro será un gran día!