lunes, 24 de octubre de 2016

CAPERUCITA ESCOCESA

Hace tiempo que le doy vueltas al tema de los regalos, y más desde que Juno existe. A mí me encantan los regalos, hacerlos y recibirlos, pero es cierto que muchas veces son puro trámite y carecen de ese valor auténtico que deberían tener y que nada tiene que ver con su precio. Sobretodo en Navidad: regalar se estaba convirtiendo en una obligación, en gastar mucho dinero para recibir regalos de prácticamente el mismo valor, muchos de ellos precomprados por nosotros mismos. Un sinsentido.

Entonces me planté y dije ¡basta! Encontré la complicidad y el entendimiento por parte de algunas personas, que incluso se sintieron aliviadas y lo agradecieron, y, como no puede llover a gusto de todos, me encontré con quien no estaba nada de acuerdo. 

Solo pido regalar cuando, a quien, y lo que me apetezca, y si es posible desvinculado de un valor monetario. Pero me conformo con que los regalos que hagamos y me hagan se basen en el detalle, y a ser posible, sea algo elaborado. 

Así que recibir esta capa, hecha a mano, con paciencia y cariño, un día cualquiera, ha sido un regalo perfecto:


Capa de otoño y un aire caperucil muy actual
No hay nada mejor que tener una madre que cosa bien y haga realidad las ideas que te rondan la cabeza

A quien le gustan los unicornios ve unicornios por todas partes, yo veo un estampado escocés a leguas, tengo una enfermiza predilección por los cuadritos! Así que tenía muchas ganas de una capita escocesa para Juno, que a demás, me parece muy apropiada para la estación.


Contra todo pronóstico, no se la quita, parece no molestarle la capucha y le sienta la mar de bien. Creo que hay más proyectos con esta tela por ahí... ¡los espero con ansia!





Y nada más, que me moría de ganas de enseñar la capa nueva de la bolita <3 <3

domingo, 23 de octubre de 2016

RECURSOS PARA INFANTIL: EL CESTO DE OTOÑO

¡Buenos días!
Ahora que ya estamos inmersos de lleno en el otoño, que ya acompaña el clima, que las mañanas son fresquitas y los mediodías aún soleados, que las tardes parecen acortarse cada vez más y las calles huelen a leña y humedad... En casa hemos recuperado el cesto de los tesoros de Juno, que ya habíamos guardado por falta de interés, y le hemos dado un nuevo uso como cesto de otoño

Es un recurso muy sencillo que utilizo tanto en la escuela como en casa y consiste:

  • Llenar el cesto de mimbre con frutos y frutas de la estación
  • Sugerencias: granada, membrillo, naranja, limón, calabaza, piña, caqui, uva, chirimoya, castanya, bellota... 
  • Preferiblemente combinar elementos distintos en cuanto a forma, textura, color, peso...
  • Colocarlo en un lugar amplio y despejado donde el cesto capte todo el interés
  • No intervenir en la exploración y manipulación libre del niño, adoptar un papel de observador
La idea principal es acercar al niño a su entorno natural, contextualizando los aprendizajes y haciéndolos significativos. Las estaciones del año tienen características particulares que los niños pronto asimilan si les damos oportunidad, tales como los cambios climáticos, la fauna y flora, la gastronomía... Las excursiones son una buena opción para poder apreciar los cambios que la naturaleza experimenta, salir siempre con una bolsa para recolectar tesoros!
Cuando salimos a pasear por el campo podemos hacer de esta acción algo todavía más interesante si tenemos una bolsa especial para almacenar "tesoros", de este modo nos predisponemos a observar con más atención y a buscar esos elementos especiales. También son útiles las cajitas clasificadoras, las hueveras, las bolsitas de tela... Y para los más curiosos: lupas, cuaderno para notas o dibujos y lápices de colores, cámara de fotos... 

Esta primera propuesta combina fruta fresca: naranja, mandarina, membrillo y calabaza, con fruta seca: tres calabazas distintas, y dos piñas grandes. Las opciones son infinitas, y como en todo cesto, es importante ir revisando y renovando los elementos que lo componen para que estén en buen estado y sea rico en estímulos y atractivo para el niño.


Al ofrecer fruta fresca es normal que la muerdan o la golpeen, forma parte de la experimentación, mientras no la utilicen de un modo que consideremos inapropiado: como lanzándola, soy partidaria de dejar total libertad de acción. Por lo tanto, es lícito ensuciarse, estropear algunas frutas, manchar el suelo, etc. 









Otra forma de presentar los frutos de otoño, sobretodo para los de menor tamaño, aunque no tiene porqué, es hacerlo en distintos recipientes (frascos de vidrio, bandejitas de madera o metal, cáscaras de coco, tarrinas de barro...). Que pueden variar de tamaño, forma, profundidad, etc. Yo he utilizado este juego de cuencos de Ikea que le regalaron a Juno su abuela y su tía: 



¡¡A disfrutar del otoño!!

viernes, 14 de octubre de 2016

TOMAR AIRE Y CONTINUAR

Tomo aire, respiro. Todo va mejor.
Esta semana ha cambiado el tiempo, yo he sentido como si de un día para otro hubiésemos dado carpetazo al sol ardiente, al olor a mar y a aftersun, a las piernas desnudas, al vestido de margaritas que tanto me he puesto este año, a la sandía siempre lista en daditos en un tapper en la envera, a las conchas y cristalitos invadiendo todos los rincones del piso, a los gorritos de Juno, a mi bolso de redecilla, a la botella de agua muy fría, a las gafas de sol... Adiós verano, a tus duermevelas con destellos de luz colándose por las rendijas, a tus noches bulliciosas de risas y pasos atropellados, al sonido de televisores vecinales a altas horas de la madrugada, al asiento del coche ardiendo, a las chanclas como calzado oficial, al no echan nada por la tele, a las mascarillas para el pelo, a la alegría de los colores brillantes y las tardes interminables, adiós con pena y con cierta resignación. Para dar la bienvenida al otoño, no nos queda otra es cierto, pero también agradezco la calma, la templanza y la sutileza de la estación de los comienzos, de las rutinas retomadas, de la mantita fina del sofá y el calefactor para la ducha matutina. 




No es una tontería, tómate un momento para coger aire, siéntelo apoderándose de ti, seguro que todo va mejor.
Hemos andado un tramo y hemos llegado a la primera parada de avituallamiento. Este pequeño trecho ha sido más cuesta arriba que el resto del camino y tanto el cuerpo como la mente lo han notado (me he quedado en nada, suerte que la cocinera de mi escuela le va a poner remedio con sus guisos).

Ayer fuimos a pasear en familia por el pueblo. Hacer los tres juntos algo tan banal, como ir a comprar el pan, me resulta especial. Como Juno no consiente que la duerman, en la escuela les cuesta sudor y lágrimas conseguirlo, y aún cuando duerme es por poco rato. Cuando la voy a buscar por la tarde se nota que necesita dormir más: sus ojitos rojos y su cara piden a gritos una siesta, y más estos días que aún está recuperándose de virus y fiebres, y sigue con un buen refriado. Cuando despertó de su reparador sueño fuimos al horno donde hacen el mejor pan del mundo y los pastelitos con la mejor nata del planeta jejjee!! Y después, paseamos hasta la biblioteca porque quería devolver el libro de Frida y buscar algunos títulos nuevos. 

El oro día tropecé por Instagram con una persona que me ha inspirado mucho, una tocaya que se hace llamar nnoviembre y se describe como intento de filóloga y apunta que vive entre libros y pecas. Si echas un vistazo a sus imágenes, predominan las fotos de portadas de libros, y yo que tengo debilidad por este tipo de imagen-recomendación: me encantó revisar los libros que lee y pensé que los buscaría en la biblioteca (aún sabiendo que no estarían). Así fue, de 10 que busqué no encontré ni uno, al final desistí y busqué por autores simplemente. 

Al final me tarje a casa Manual de cronopios de Julio Cortázar, en una edición muy bonita de Ediciones la Torre. Hoy que me he despertado muy pronto he empezado a leerlo y me está sorprendiendo, creo que me va a durar poco...


"Instrucciones para subir una escalera   Nadie habrá dejado de observar que con frecuencia el suelo se pliega de manera tal que una parte sube en ángulo recto con el plano del suelo, y luego la parte siguiente se coloca paralela a este plano, para dar paso a una nueva perpendicular, conducta que se repite en espiral o en línea quebrada hasta alturas sumamente variables. Agachándose y poniendo la mano izquierda eb una de las partes verticales, y la derecha en la horizontal correspondiente, se está en posesión momentánea de un peldaño o escalón. Cada uno de estos peldaños, formados como se ve por dos elementos, se sitúa un tanto más arriba y adelante que el anterior, principio que da sentido a la escalera, ya que cualquier otra compbinación producirá formas quizás más bellas o pinotorescas, pero incapaces de trasladar de una planta baja a un primer piso.   Las escaleras se suben de frente, pues hacia atrás o de costado resultan particularmente incómodas. la actitud natural consiste en manetenerse de pie, los brazos colgando sin esfuerzo, la cabeza erguidaaunque no tanto que los ojos dejen de ver los pledaños inmediantamente superiores al que se pisa, y respirando lernta y regularmente. para subir una escalera se comienza por levantar esa parted el cuerpo situada a la derecha abajo, envuelta casi siempre en cuero o gamuza, y que salvo excepciones cabe esxactamente en el escalón. Puesta en el primer peldaño dicha parte, para abreviar lllmaremos pie, se recoge la parte equivalente de la izquierda (también llamada pie, pero no ha de confundirse cion el pie antes citado), y llevándola a la altura del pie, se le hace seguir hasta colocarla en el segundo peldaño, con lo cual en e4ste descansará el pie, y en el primero descansará el pie. [...].
La transformación de lo diario, de lo corriente en excepcional por medio de la palabra, del artificio literario."
No se me habría ocurrido describir algo cotidiano con tanta minuciosidad, es un buen ejercicio de escritura sin duda!

Y volviendo a mi hallazgo instagramil, tengo pendiente agradecer a Sara que me haya dado a conocer tantos libros que desconocía, entre los que hay narrativa pero también poesía (¡gracias, necesitaba alguien así!), y autores muy consagrados y otros totalmente desconocidos para mí. Creo que es importante no apropiarnos del esfuerzo ajeno sin al menos una mínima consideración ¿no?

Y ya os dejo que esta mañana tengo una cita muy importante, tomo aire, que seguro me va a ir genial!

miércoles, 12 de octubre de 2016

ROPA PARA NIÑAS Y ROPA PARA NIÑOS

Buenos días!!
Hoy es festivo y yo me he despertado tan pronto como siempre, así que he podido remolonear hasta que las ganas de un café matutino me han sacado de la cama. Qué regalito un miércoles de relax, para disfrutar de Juno y Miguel, para ir sin prisas... bueno, y para sacar la ropa de abrigo, porque de un día para otro la estamos necesitando. Anoche no encontrábamos pijamas de manga larga para Juno y le pusimos un dos piezas un poco grande, que nos daría alguien recientemente, con un estampado muy llamativo, que revisó atentamente nada más vérselo puesto, y que iba perdiendo el pantalón al gatear. Para esta noche espero tener localizados los pijamas otoñales o le coseré unas pinzas en la cintura de este...

Estoy muy contenta porque ya tenemos el regalo de no-nos-casamos-pero-nos-vamos-a-vivir-juntos de mi hermana y Erik. Ayer por la tarde salimos los tres dispuestos a encontrar una cubertería preciosa para regalarles, porque el día que nos invitaron a cenar e hicieron la presentación oficial de su hogar-dulce-hogar, aún no teníamos nada y para no presentarnos con las manos vacías les llevamos una ensaladera de cerámica (sabíamos que andaban buscando una) y unas cervezas artesanas.

Nos gustó mucho el pisito de la pareja, a Juno, especialmente, el acuario:


Esta es la cubertería elegida por mí, de ZaraHome:


Y la ensaladera de cerámica, en color rojo, que les viene perfecta con la decoración del piso:


Ropa para niñas y ropa para niños
La verdad es que me he puesto a escribir la entrada con la idea de comentaros algo que me llamó ayer la atención en la sección de niños de una tienda cualquiera. No os penséis que salgo de casa con la libreta y el radar encendido, seguro que se me escapan un montón de situaciones, de mensajes subliminales, de comentarios, etc. porque no estoy pendiente de ello, y menos mal, porque aún así me encuentro con bastantes anécdotas de esas que me dan qué pensar, y algunas que me chirrían un poco.

Es sobre el niño-niña o niña-niño, en este caso es indiferente, se trata del hecho de diferenciar cosas para niños y cosas para niñas. Pronto lo veremos a diario en la televisión, cuando nos bombardeen con anuncios de juguetes. Yo hace tiempo que me encuentro con este inconveniente a la hora de comprar ropa para Juno, ya sea en tienda u on-line. Al final me decanto por marcas que tienden al unisex, a estampados bonitos sin caer en lo trotadísismo de rosa para niñas y azul para niños. Aunque a menudo lo que tengo que hacer es mirar ambos apartados, que se empeñan en separar, y para elegir un body pues miro los de niños (que me suelen gustar más) y después los de niñas, que en realidad si me gustan menos es porque tienden a aprincesar todas las prendas, y entre los mensajitos, que por mucho que estén escritos en inglés, son fáciles de captar, y el exceso de frunces, purpurina, lacitos, los innumerables tonos de rosa, y todo el universo Frozen, Princesas Disney, etc. pues, personalmente, me tiran para atrás. ¡Y me encanta el fucsia!, pero cuesta encontrarlo sin estar asociado a todo lo que acabo de mencionar...

Pues estábamos intentando encontrar un body para Juno y a los dos nos gustó uno negro y otro blanco con un estampado de no sé qué animal en negro, muy black&white, del lado dedicado a los niños. Y en estas que pasa una madre con su hija de pocos meses y le dice a la bebé: ¡ay, qué pocas cosas hacen para niñas, casi todo es de niño! Por acto reflejo, eché un vistazo a mi alrededor y no tuve la misma impresión, me pareció que, pese a diferenciar por sexos en la sección con carteles, etc., esa tienda tendía mucho a ropa indiferenciada y a mí me gustó que fuese así.

¿Soy yo la rara? ¿No hay más familias a quienes les gustaría más ropa desligada del sexo, que se centrase en telas y estampados bonitos? Aunque es cierto que con una niña tampoco está socialmente mal visto que vista un poco "de niño", como nos dicen a nosotros. Pero, ¿y en caso contrario? Como el debate es muy largo, en otro momento espero retomarlo con más profundidad. Hoy, ¡a disfrutar del festivo!

martes, 4 de octubre de 2016

LA TRIBU DE LOS PIES DESCALZOS

Me encanta cuando mi hermana llama a Juno pies descalzos, pero más me encantan los piedecitos de Juno siempre al aire, libres, atentos, exploradores...


Los pies de los bebés son inmensamente sensibles, solo hay que ver como se amoldan a las distintas superficies, como palpan, trepan, tocan, prueban distintas posturas y asumen, poco a poco, nuevos retos.



Siempre que me da por escribir una entrada surge a partir de un pensamiento, de una frase, de un hilo suelto... Y cuando empiezo a escribir, muchas veces siento como si destapara una caja de Pandora o diese, así, sin querer, con algún recuerdo aparentemente olvidado.

Hace años, estuve haciendo una substitución en una escuela un par de meses, recuerdo que en el aula de bebés había un niño que iba descalzo, fijaos que lo cuento como una anécdota, porque, efectivamente, todos iban con sus zapatitos, patucos o calcetines, a excepción de ese niño. Lo que no entendí entonces es porqué suponía un problema para la maestra tener a un bebé descalzo (era finales de mayo o junio). Sé que me comentó que los padres eran hippies, modernos, de un país del norte de Europa y que creía que vivían en un barco... (vete tú a saber qué era cierto de todo eso).

No había vuelto a pensar en ese niño hasta hoy, yo, que he fomentado los pies descalzos en el aula sin darme cuenta, como algo natural, respetando a los padres pro-zapatos pero sin agobiarme mucho si todos los alumnos acababan sin calzado. 

¿Realmente necesita justificación que una familia no quiera poner zapatos a su hijo si otra que sí quiere no se debe justificar?




Y perdonad que cuele otra pregunta, aunque no venga al caso, ¿me debo justificar por no querer que Juno tome azúcar (cuando está probado que no es saludable) y no al revés? Porque tengo la impresión de que sí, de que queda muy a padre-madre guay presumir de que nuestro hijo come de todo, cuando no todo es adecuado, la verdad. Yo solo quiero hacer lo que considero mejor sin tanto mensajito de fondo, sin tantas opiniones que no pido... Y cada uno con sus hijos que tome las decisiones que crea oportunas ¿no? Cierro el inciso.

Existen un par de artículos muy interesantes para apoyar mi elección de no calzar precozmente a Juno, estos son:
  • Bebés descalzos, bebés felices: aquí.
  • Podología preventiva: niños descalzos igual a niños más inteligentes: aquí.



Pero más allá de lo que digan los especialistas y de si el hecho de crecer descalzos contribuye a mejorar su desarrollo intelectual, etc., yo me baso en mi experiencia personal: en la observación.

Los pies de Juno son un espectáculo, 
desde bien pequeña ha sabido expresar con su mirada y también con sus pies

Con pocos meses jugaba a separar los deditos como si fuesen abanicos, a buscar un apoyo mediante el tacto... Aún hoy, cuando toma el pecho me coge con sus manitas mientras con los pies busca el cuerpo de su padre, al que se adhiere firmemente en un precioso gesto que nos une a los tres, en los que su cuerpo está conectado al nuestro.

Por medio de sus pies tantea el terreno, y basta con mirar las distintas posturas que adoptan para saber qué pasa por su cabecita: cuando está alerta separa el dedo pequeño como un perrito que pone tiesas las orejas, cuando está relajada los deja blanditos, cuando está contenta los inclina hacia las espinillas... Es todo un lenguaje posturil que yo he aprendido a interpretar y que me deja ver lo importante que es no obstaculizar esta vía de comunicación.

Pero aún más importante para mí, es que sus pies no sufran la opresión que con los años tal vez se vea obligada a asumir. Creo que es un placer andar descalza, me encanta sentir el tacto de las sábanas, pero también de otras superficies que a menudo me pierdo por estar calzada.

Ahora que se acerca el frío y Juno ya andurrea mucho apoyándose en los muebles que encuentra a su alcance, nos plantearemos si necesita un calzado y de qué tipo (aunque se comercializan zapatos muy originales y tentadores nos guiaremos por la salud de sus pies y de su desarrollo corporal para elegir).


Los pies de Juno han crecido libres, han pisado allí donde hemos andado, y nunca hemos querido interferir ni precipitar las posturas que ha ido logrando por sí misma, sin ayuda (creo que en este caso la ayuda entorpece, estorba). Y de aquí en adelante queremos continuar respetando esta libertad.

¡Buenas noches familia!