domingo, 15 de abril de 2018

TALLER PAPER DE L'ADULT

Esta entrada va destinada a las participantes del taller que doy en Rosa Sensat: Com actúa l'adult envers l'infant a qui diu competent, pero como todo lo que comparto, es público, así que a quien le sirva algo ¡suyo es!

Hola boniques!

Moltes gràcies per haver decidit apuntar-vos a la meva proposta de taller i donar-me l'oportunitat de compartir plegades experiències, pensaments, dubtes, incerteses i algunes anècdotes. I sobretot, per les vostres ganes de reflexionar sobre tantes qüestions que ens afecten en la nostra tasca docent i que no podem deixar de banda perquè tenim un ferm compromís amb aquesta apassionant professió que és ser mestre. Perquè ser un bon professional implica sempre intentar millorar, i perquè aprendre és inevitablement prendre consciència de la pròpia ignorància, no com un pal a la roda, sinó com un motor d'impulsió per no deixar mai de tenir curiositat.


A la primera trobada vam parlar molt, vau parlar molt, i va ser molt enriquidor. Crec que vam aconseguir crear un clima proper i motivador, diria que imprescindible per anar de dret als temes que ens interessen de manera particular i col·lectiva, i abordar amb franquesa allò que ens amoïna i que volem canviar. Amb tot plegat anàvem dibuixant una imatge d'aquest adult que acompanya a l'infant capaç, actiu, competent, curiós, lliure, únic, persona de ple dret, etc.

D'entrada us vaig dir que la meva intenció era crear un espai de reflexió conjunta, d'intercanvi, de crocreació, donar una petita empenta per a moltes futures reflexions. També us vaig advertir que esperava que sortíssiu amb més preguntes que respostes, perquè en cap cas la meva intenció era oferir una guia o una pauta, ni creure'm en possessió de veritats absolutes o portadora de receptes màgiques. Us vau adonar que el meu propòsit era el de transmetre la passió que em mou, i remoure-us si em deixàveu fent-vos sortir una miqueta de la coneguda "zona de confort".

No esperava trobar-me amb unes persones tan predisposades a mullar-se i a mostrar-se autèntiques i vulnerables, m'ho veu posar molt fàcil, em vau aportar moltíssim.

M'he pres la llibertat de resumir alguns dels punts que van anar sorgint al llarg de la conversa establerta dilluns passat i que cap de nosaltres va tenir ocasió d'anotar:

Recordo les dues cites

"Donar veu a la infància significa acreditar el seu dret a ser autors de la seva vida". (Sergio Spaggiari, director de les escoles de Reggio Emilia).

"Si l'infant és portador de teories, interpretacions, preguntes i és coprotagonista dels processos de construcció del seu coneixement, el verb més important que guia l'acció educativa ja no és parlar, explicar, transmetre, sinó escoltar". (Carla Rinaldi, fundadora de Reggio Children).


Aquesta segona cita extreta de l'article de la mateixa autora: Els pensaments que sustenten l'acció educativa (Revista Infància, nº 118 (gener/febrer 2001), p. 3-15).

Quan parla del paper de l'adult, diu així: 
"L'adult no se sostreu al seu paper, sinó que el reexamina, mirant de convertir-se de transmissor en cocreador de saber i de cultura, acceptant amb una consciència plena la <<vulnerabilitat>> del seu propi parer juntament amb els dubtes, els errors, les sorpreses i curiositats. És una condició indispensable per dur a terme autèntics actes de coneixement i creació, actes que configuren la condició d'un <<mestre potent>>, l'únic adequat a un infant igualment <<potent>> identificat en la nostra teoria."

Més de la Carla Rinaldi, per si voleu continuar llegint: "Una pedagogia de l’escolta: una perspectiva des de Reggio Emília". (Revista Infància a Europa, nº 1 (2001), p. 3-6).

Conceptes
Van aparèixer conceptes com escolta, temps, presència, disponibilitat...

Aprofito per comentar que en Carl Roggers introdueix el concepte de disponibilitat com la "qualitat de presència basada en l'escola, la empatia, l'aptitud de posar-se en ressonància amb els pensaments i afectes de l'interlocutor. És una actitud de respecte profund envers l'altre".


Com parlem als infants
Vaig recórrer a un vell article de la Montserrat Fabrés que de forma breu i encertada posa el focus en aquelles conductes que fem els adults (i si, els mestres també o fins i tot més!) a l'hora de comunicar-nos amb els infants: Com parlem als infants (Revista Infància, nº 145, 2005).
Per exemple: el to de veu massa alt, exigent, directiu, la pressa, no donar temps suficient, el fet d'interrompre sovint el discurs de l'infant, les generalitzacions, parlar de l'infant com si no estigués al davant, pretendre que tot et faci quan a l'adult li va bé, generar competitivitat entre ells, els "carinyos" reiterats i mancats de sentit, treure importància a allò que potser la té per a ell...
Ser mestre en la incertesa
Us vaig parlar de l'Ángel Pérez: Qué merece la pena aprender en la era de la incertidumbre.


Per descobrir-ne més llegiu Cuadernos de PedagogíaAprender a pensar para poder elegir. O Aprender a educar. Nuevos desafíos


Un altre article molt interessant
No va donar temps, però va sortir de passada, aquest altre article de la Christine SchuhlLa dolça violència de les pràctiques professionals. (Revista Infància, nº 172, 2010).


Acompanyar
Per últim, us deixo un document de l'Escola dels Encants sobre Com acompanyem als infants. I un altre de l'Escola Congrés Indians: Com ho fem

Demà continuem repensant el paper de l'adult i provem de reflexionar sobre la necessitat de fer autocrítica, detectar els nostres errors i veure'ls com a una oportunitat de millora. Fins demà!

sábado, 14 de abril de 2018

EN LA BIBLIOTECA NO SE DA TETA

Ya he salido del estado de shock y puedo contar lo que me pasó hará un par de meses, ahora tengo claro que no sé cómo actuar ante situaciones así y de que necesito ayuda. Por eso lo cuento, por si alguien me puede aconsejar.

Os hablé de que había empezado a frecuentar una biblioteca nueva y que un día tuvimos que salir corriendo porque cada vez que Juno abría la boca teníamos a la bibliotecaria encima. Fue desagradable por el doble rasero que aprecié en la conducta de la empleada, pensé seriamente que las voces de los adultos no le molestan en absoluto y la de mi hija mucho. Consiguió que no volviese a poner un pie en el espacio de prelectores, por suerte es, con diferencia, el que menos me gusta de todo el recinto.


Los hechos
Esta vez fue muy distinto, ese día fuimos a la biblioteca justo a la hora de abrir, cogí un libro del estante de intercambio y subí a la primera planta al espacio de famílias (dónde están los libros, revistas, que tratan temas de infancia, hay dos sofás y una mesita), me puse a leer muy a gusto, estábamos solas, y Juno que estaba cansada se puso al pecho a adormilarse.

Entonces oigo la voz de la bibliotecaria de este espacio (que no es la misma que la de la salita de los más pequeños) que me dice "lo siento porque estáis muy a gusto, pero en la biblioteca no se puede dar comida de ningún tipo", yo que no la había oído acercarse, levanté la vista sin entender nada, porque ingenua de mí, no relacioné pecho con comida, en esos instantes de incomprensión por mi parte, me sugirió que en todo caso fuese a la sala de los pequeños.

Las consecuencias
Tal vez soy muy sensible, pero este incidente ha sido suficiente para no sentirme bien recibida, es más, he pasado de ir dos veces por semana a estar todo este tiempo sin ánimo de volver. Ayer tenía que devolver un libro y no podía dejarlo en el buzón porque Juno hizo un garabato en la página en blanco del principio y entré a preguntar qué debía hacer en un caso así (me dijeron que comprar uno nuevo). 

Una vez allí, no pude resistirme a bajar a la sala general a buscar algún libro para mí, entonces Juno quiso teta (¡¡¡oh, noooo!!!), mantuve la calma y le expliqué que en la biblioteca no se puede, pero ella no hizo caso y se me enganchó (me sentí una antisistema escondida en un pasillo dándole el pecho de estrangis). Creo que nadie me vio.

Lo que me entristece
Comprendí que dar el pecho nunca debería ser ilegal, nunca debería estar prohibido, y que tengo que hacer algo para ver si el reglamento de las bibliotecas municipales es tan drástico en este punto. Sobretodo porque durante la baja maternal, que paseaba mucho con Juno, cuando quería descansar y darle el pecho en un lugar confortable siempre iba a la biblioteca, era mi ritual, me sentía tan tranquila allí para darle de mamar (como madre primeriza al principio me costaba encontrar el lugar y el momento apropiado hasta que lo fui normalizando y todo fue mucho más fácil). No puede depender de la buena voluntad del personal de la biblioteca poder dar pecho o de la mala no poder darlo.

Y a partir de ahora, ¿qué, voy a estar temblando cada vez que dé el pecho en un lugar público? Pensando: ¿en la piscina municipal se puede?, ¿y en la consulta del médico? ¿O debo salir a la calle? ¿Me pueden echar de un sitio o pedirme que no lo haga?

El día que la señora de la biblioteca me llamó la atención, salí a la calle y me sentí muy triste, no estaba ni enfadada, me sentí impotente porque no había sabido qué hacer, le podría haber dicho que dar el pecho no es lo mismo que ponerse a comer un bocadillo, o que en ese preciso momento Juno estaba usando el pecho para dormirse, que no estaba merendando... También que en la sala a la que me enviaba no hay ningún asiento cómodo para los adultos, solo mesitas bajas con sillitas de plástico. Le podía haber dicho tantas cosas, incluso me podría haber salido una fresca, y no emití sonido alguno, me fui asombrada y alucinada.

jueves, 12 de abril de 2018

MI CUESTA DE ABRIL

No me van nada bien los parones, luego me cuesta arrancar. Se me acumulan las anécdotas, las recomendaciones, las historias que me apetece compartir y se me quedan caducadas en la nevera. Así estoy esta semana, que cada vez que me siento frente al ordenador a los cinco minutos lo apago por saturación, no sé por dónde empezar.



Rutinas
Después de Semana Santa volvimos a los madrugones, a la rutina que da pereza pero a la vez sienta fabulosamente (puñeteramente) bien, a la escuela por las mañanas y a las tardes lentas junto a Juno. Estrenar tercer trimestre escolar es como iniciar una larga cuenta atrás, parece que todo son prisas y yo quiero calma, saborear el final de un trayecto y que tarden en llegar las vacaciones porque verlas venir es casi tan bueno como vivirlas.


Zadie
Empecé a leer a Zadie Smith, por fin, después de tenerle ganas tanto tiempo, su novela NW London en concreto, aunque mi amiga perfecta me recomendó Dientes blancos. Y acabé con ganas de repetir. 


Libros
Visité la librería que me recomendó María (mi pequeña fuente de inspiración) y me entusiasmó, allí descubrí Dolent de Lorez Pauli y Kathrin Schärer (Takaktuka) e Imagina de Aaron Becker (Kokoro), me reencontré con El Soldadito de plomo de Jörg Müller (Lóguez) y me quedé con las ganas de más títulos preciosos que me enseñaron en un rato que estuve allí. No desvelo el nombre porque quiero dedicarle una entrada toda toda para ella.

Documentales
Hace un par de días en A la carta de La2 vi el programa documental Crónicas destinado al maltrato infantil De niños y monstruos y sentí una impotencia ya conocida. Niños que mueren a manos de sus padres con el propósito de hacer daño a sus madres (alguien dirá que a la inversa también se dan casos. Sí, ya...). Alguien dijo con la frialdad de quién tiene el corazón reseco y acartonado que alejar a los hijos del maltratador de su madre no siempre es positivo, que les puede comportar daños en su desarrollo (no recuerdo exactamente las palabras que empleó, creo que dejé de escucharle, busqué en sus ojos un atisbo de humanidad que no me pareció encontrar por ningún lado, sigo creyendo en los ojos de la gente, y esos me helaron la sangre). 

Otro documental que se me quedó grabado fue Fora de tot: els sensellar (fuera de todo: los sinhogar), lo dieron esta semana en el Trenta minuts (30') en la televisión de Cataluña TV3. Explican como en Finlandia han conseguido reducir el número de personas sin hogar hasta prácticamente erradicar este fenómeno, cuando en el resto de Europa las cifras no dejan de subir. Lo ha conseguido, además, de un modo permanente, no poniendo parches, ni soluciones temporales. Barcelona es una de las ciudades donde hay más personas sintecho de España, es una realidad que no me pasa en absoluto desapercibida, aunque la sensación es precisamente de desinterés por parte de los órganos políticos y de la ciudadanía en general. 

La sensación que tengo es que como sociedad somos incapaces de una prevención eficaz en relación a muchos de los problemas con los que nos encontramos, y en mi opinión se debe a que no valoramos suficiente la educación como motor de cambio, será por eso que seguimos anclados en un modelo educativo desfasado... 

Formaciones
Y hablando de educación, un par de formaciones muy interesantes que no sé si tendré tiempo y fuerzas para compartir, con la associacióamicsdelmartinet y la mía propia, que ha arrancado con más buen pie imposible, pero ya os cuento más en otro momento. Ya está bien para romper el hielo ¿no? 

domingo, 1 de abril de 2018

ALGUIEN: LA MODESTA COTIDIANIDAD DE ALICE MCDERMOTT

Alguien es el relato de una vida, son fragmentos de recuerdos que van acercándonos a un personaje de los más corriente, Marie. Los episodios cotidianos que vive de niña en su barrio, en los que aparecen sus padres, su hermano Gabe, sus vecinos, los Chehab, los niños que juegan a béisbol en la calle... Su primer desengaño amoroso, su primer empleo, su matrimonio, la maternidad, las inevitables pérdidas de seres queridos.  

Es una vida sencilla y sin grandes acontecimientos, lo que da coherencia a la historia es precisamente la capacidad de dotar de relevancia a aquellos sucesos cotidianos, rutinarios, a las costumbres, al día a día.

La novela empieza con la mención a una vecina un tanto propensa a las caídas:
     "La Pegeen Chehab salió del metro a la luz del atardecer. Llevaba el abrigo de entretiempo bueno, de color azul cielo; unos zapatos negros que le cubrían los empeines de los pies, más bien largos. El sombrero que llevaba era beig con una cosa oscura a lo largo de la copa, una pluma marrón o dos. Tenía los hombros un poco asimétricos. Andaba encorvada, a grandes gambadas..."
Y acaba recordando de nuevo a su destartalada vecina fallecida de una caída:
     "El día antes de morir, la Pegeen se inclinó hacia mí, los ojos le chispeaban con su plan. Dijo, Si le veo, me pondré bien cerca. Haré como que cago, sabes, y me cogerá y dirá, Vuelve a ser usted? Alguien amable.
     Me dijo, pobre gorrión, pobre tonta: Ja veremos qué pasa entonces."

La novela la he leído en la traducción que hace Minúscula al catalán: Algú. En mi afán por leer todas las publicaciones de esta encantadora editorial que publica libritos en pequeño formato, fáciles de llevar y no demasiado extensos, por lo general.

Reconozco que he tardado mucho en acabar de leerla por completo, me encallé hacia la mitad del libro, cuando narra el período en el que Marie trabaja para el señor Fagin en la funeraria. Particularmente, me ha resultado un poco aburrida esta parte. Pero agradezco haber continuado porque me deparaba páginas de lo más interesantes.




Otro fragmento que me gustaría compartir:
"Mi largo calvario, como empecé a decirle, se había reducido también al daño que me hacían los pechos, que mi médico me había asegurado que marcharía pronto, cuando se me retirase la leche. Era más amable que el general, pero aún así hablaba de mis pechos y de la leche que producían con una sonrisa despectiva, como si todo aquel proceso fuese un vestigio de un tiempo primitivo - una costumbre de inmigrantes, como me había dicho una de las enfermeras de la planta cuando mi madre, que preguntaba una y otra vez porqué no amamantaba al niño, no estaba en la habitación-, un hábito biológico persistente que estas jóvenes madres, solo que tuviesen los medios, habrían conseguido romper hacía micho tiempo. Ninguna de mis amigas amamantaba a sus hijos, y la infección que tuve en el hospital no lo habría impedido, de todas formas. Cosa que no satisfacía a mi madre, que se miraba al niño que me hurgaba el hombro con la cabeza y decía: -Sabe lo que se pierde."

sábado, 31 de marzo de 2018

DESTINO CADAQUÉS


Fuimos subiendo desde Espolla dirección hacia el Cap de Creus en un día de primavera espectacular, aunque el viento aumentaba considerablemente la sensación de frío, al sol casi podías vislumbrar los días de manga corta y terracita por llegar.


Tener una pareja sommelier te "obliga" a visitar muchas bodegas y probar muchos vinos (y cogerle el gusto al asunto, y volverte más exigente, esa es la parte no tan buena ;)). Hicimos una parada en Mas Perafita, donde trabaja una conocida de Miguel que nos hizo de perfecta anfitriona.

Celler Martín Faixó
Carretera de Cadaqués s/n 17488 
Cadaqués (Girona)

Un lujo de alojamiento.







Dirección al Cap de Creus












Portlligat
Gracias a Salvador Dalí este pequeño pueblo mediterráneo es mundialmente conocido.



Cap de Creus
Donde la roca se funde con el mal. Salvaje y abrupto, se deja sentir bien la tramuntana, que parece poseer la fuerza suficiente para arrancarnos literalmente de la roca.

"De cuando estuve loco aún conservo un par de gramos de delirio en rama, por si atacan con su razón los cuerdos y un viento fuerza seis de tramontana". 
(De cuando estuve loco, Serrat)













Vanessa, de Mas Perafita, nos recomendó comer en Es Baluard (Cadaqués) y pedir el arroz de cabra de mar. Hacía tiempo que no acertábamos tanto, seguro que repetiremos y será un sitio a tener en cuenta para llevar a amigos de buen comer. Salimos encantados con cada uno de los platos y con el vino.

Riba Nemesi Llorens, s/n
17488 Cadaqués


Almejas y sopa de pescado (para Juno)
Miguel iba con una idea fija, pero la "opción B" resultó ser estupenda



Comimos dos platos como este y nos quedamos genial
De postre pedimos higos confitados con mató, exquisitos, y helado de yogur con crema de limón y crujientes.

Callejeando por Cadaqués
También compramos anchoas y dulces...




























¡Y vuelta a casa!